El poder de las palabras

A mis doce años de edad estuve a punto de ser atropellado por una bicicleta. Un señor cura que pasaba me salvó con un grito: Cuidado! El ciclista cayó a tierra. El señor cura, sin detenerse, me dijo: ¿Ya vio lo que es el poder de la palabra?  Ese día lo supe. Ahora sabemos, además, que los mayas lo sabían desde los tiempos de Cristo, y con tanto rigor, que tenían un dios especial para las palabras.
Nunca como hoy ha sido tan grande ese poder. La humanidad entrará en el tercer milenio bajo el imperio de las palabras. No es cierto que la imagen esté desplazándolas ni que pueda extinguirlas. Al contrario, está potenciándolas: nunca hubo en el mundo tantas palabras con tanto alcance, autoridad y albedrío como en la inmensa Babel de la vida actual. Palabras inventadas, maltratadas o sacralizadas por la prensa, por los libros desechables, por los carteles de publicidad; habladas y cantadas por la radio, la televisión, el cine, el teléfono, los altavoces públicos; gritadas a brocha gorda en las paredes de la calle o susurradas al oído en las penumbras del amor.
No: el gran derrotado es el silencio. Las cosas tienen ahora tantos nombres en tantas lenguas que ya no es fácil saber cómo se llaman en ninguna. Los idiomas se dispersan sueltos de madrina, se mezclan y confunden, disparados hacia el destino ineluctable de un lenguaje global.

G. GARCÍA MÁRQUEZ, "Botella al mar para el dios de las palabras".

 

Trovadores del mundo

Las moscas

Antonio Machado

Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.

¡Oh viejas moscas voraces
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!

¡Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!

Y en la aborrecida escuela,
raudas moscas divertidas,
perseguidas
por amor de lo que vuela,
—que todo es volar—, sonoras
rebotando en los cristales
en los días otoñales...

Moscas de todas las horas,
de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,
de siempre... Moscas vulgares,
que de puro familiares
no tendréis digno cantor:
yo sé que os habéis posado
sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos
de los muertos.

Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas,
ni brilláis cual mariposas;
pequeñitas, revoltosas,
vosotras, amigas viejas,
me evocáis todas las cosas.


Antología

Supo bien aquel arte que ninguno
supo del todo, ni Simbad ni Ulises,
que es pasar de un país a otros países
y estar íntegramente en cada uno.

(Jorge Luis Borges )

Gramática

Palabras sabias para describir una idea, palabras sinceras para transmitir una emoción y palabras precisas para que se cumplan a pie de letra, son parte del poder de una buena gramática.

(Andrés Bello)

La gramática es la ciencia del lenguaje.

 

Textos

Conversar, debatir, explicar, contar… Estrategias para construir el discurso..

Cervantea

Enlaces

Real Academia Española

Diccionario de la RAE

Diccionario de sinónimos

Diccionario inverso

Buscador de palabras e ideas afines

Instituto Cervantes

Biblioteca Virtual Cervantes

Biblioteca Digital Mundial

Imaginantes

A media voz (antología poética)

Antología poética multimedia

Palabra virtual

Poemas musicados o recitados

Instituto Cervantes (Foros didácticos)

Auladeletras (Página de J.M. González Serna)

Materiales de Lengua y Literatura (Página de L. Domenech y A. Romeo)

 

Prensa

Diario El País

Diario Público

El Diario.es

Heraldo de Aragón

El Periódico de Aragón

La Vanguardia

 

Aula virtual

 

Foro